Rayo de sol

L


a oscuridad más obscura se cernía sobre él, el ceño fruncido a todas horas, la irascibilidad brotaba de su piel, berreaba a todo ser viviente.

Aferrado al volante, conducía con la mirada lineal, se sentía cansado, desesperado, estaba hasta los mismísimos cojones de ver y escuchar las mismas tonterías y de ver que no podía avanzar.

El semáforo se puso en ámbar, aporreaba el claxon con los dos puños, blasfemaba por aquel individuo que decidió parar su camión en vez de acelerar.

El camionero, un hombre grande de unos 105 kg, bajó de su cabina con su gran barriga por delante, se remangó la camisa a cuadros y se dirigió a la ventanilla de aquel irritante ser.

Golpeó suavemente la ventanilla y le indicó que la bajara, él con cara de pocos amigos y con ganas de gresca lo hizo a la vez que se desabrochaba el cinturón, el camionero lo agarro con ambas por la pechera lo sacó por la ventana y lo mantuvo unos segundos en el aire. Sin mediar palabra el enorme barrigón estaba junto a él, y aquellos dos grandes brazos peludos se abalanzaron a gran velocidad y le dieron el abrazo más tierno que en mucho tiempo había recibido, toda la ira, toda la oscuridad más obscura desaparecieron, aquel instante fue el rayo de sol que necesitaba.

@_carlossaez



¿Ahora me creen?

"Durante muchos años acepté todo lo que me hacia, sabía que no me convenía pero es que lo quería.

No podía escapar de mi pasado a pesar de mis múltiples intentos, me enganchaba, me absorbía.

Ahora al verlo se me acelera la respiración, me tiemblan las piernas y se angustia todo mi ser.

¿Y ahora qué? " Meditaba Cris.

Con manos temblorosas, todo el cuerpo dolorido y entre un mar de lagrimas,  trató de sacar  el cuchillo de la espalda de su marido.




Pensar en ti

H


ay veces que pienso en ti
No son muchas
pero algunas son,
¿Sabes una cosa?....
No son suficientes.

Por eso te escribo estos versos
Deseo que me ames hasta los huesos

Pensar en tí

Soy Jinete

S

oy jinete del amanecer
Cabalgo sobre rayos de sol
Hago llegar mi calor a tu ventana
Si escuchas atentamente...
Podrás sentir mi corazón junto a ti.

Soy domador de tormentas
Adiestro truenos y relámpagos
Hago llegar la calma a tu cama
Si sientes intensamente...
Podrás estar en paz junto a mi.


Sin Inspiración

L


a sequía ha llegado
Erató se fue hace tiempo
La estación vacía ha quedado
Ni Melpómene quiso quedar
Risas suenan a destiempo
No hay lagrimas que limpiar

Mi cuaderno sin nada he dejado






Robados

N


o me subas a la nube
No me exhibas
sólo por una fama efímera.
No seré tu bandera
aunque te chusque.
No cambio mi vida
aunque socialmente muera.